…Si tienes miedo de hacerte daño, aumenta las posibilidades de que eso mismo suceda.

Fíjate en los funambulistas, ¿crees que piensan en que tal vez caerán cuando caminan cuidadosamente por la cuerda? No, ellos aceptan ese riesgo y disfrutan del placer que les proporciona desafiar el peligro.

Si te pasas la vida procurando no romperte nada, te aburrirás terriblemente…¡No conozco nada más divertido que la imprudencia! ¡Mírate! ¡Digo “imprudencia” y se te encienden los ojos!…

Mathias Malzieu
La Mecánica del Corazón