Me libero de ti,
de tu recuerdo,
de tus ofensas,
de tus engaños,
de todas tus humillaciones
y tus desprecios;

me libero de la culpa,
de los errores,
de mis inseguridades,
de las cartas sin responder,
de mis malas decisiones.

Me libero de los días,
de las noches,
de los besos,
de las peleas,
de tu aroma,
de tu mirada,
de tus abrazos,
de tus palabras;

me libero de ti,
del inmenso amor
que aún te tengo,
de las mentiras que me hicieron creer
que sentías lo mismo por mi,
de las cosas que nos unían
y que murieron en el camino.

Me libero de todo
lo que tenga que ver contigo
y te dejo ir,
desde este momento
tú eres menos que nada para mi.

Cartas a destiempo
Edimar HerCor