manos-agarradas-pareja

Lo ideal sería
tener el corazón en el cráneo
y el cerebro en el pecho.

Así, pensariamos con amor
y amaríamos con inteligencia.